Centro Cultural
Montehermoso
Kulturunea

Exposiciones


MUJERES BAJO SOSPECHA. Memoria y sexualidad, 1930-1980

  • INDIVIDUAS DE DUDOSA MORAL:

    El cuerpo de las mujeres fue considerado en el franquismo, con la ayuda de la ideología católica, un elemento contaminado y pecaminoso y un ámbito sobre el que actuar continuamente. Se utilizaron ideas morales, estructuras jurídicas o instituciones supuestamente protectoras para represaliar, castigar, someter, reeducar e invisibilizar a las mujeres, que nunca dejaron de ser para el régimen individuas de dudosa moral.

    El bando franquista no se limita a ganar la guerra. Asesina y encarcela a las mujeres republicanas o a aquellas a las que acusa de haber colaborado con el enemigo —a menudo hermanas, esposas, madres—; también a las prostitutas y a las estraperlistas. Presas políticas y presas comunes conviven, no siempre armónicamente, en  cárceles y hospicios tutelados por órdenes religiosas. Así, delito y pecado siguen unidos en el caso de las mujeres, y al terror político se une el moral.

    Casi todas las represaliadas son pobres, con un clasismo que será uno de los rasgos del franquismo. Las vejaciones, el rapado, el ricino, el escarnio público, amén de las violaciones y los robos de sus hijos son formas del castigo femenino.

    Mientras el país “se convierte en “un gran prostíbulo”, fruto del hambre y la miseria, nacen nuevas técnicas y estudios psiquiátricos que trabajarán sobre la perversión moral (Vallejo Nágera) y la naturalización de la sumisión femenina, puntal del Estado franquista (López Ibor). En las antípodas, el médico Serrano Vicéns descubrirá una vida sexual secreta en las mujeres de la posguerra, recabando reveladores datos sobre masturbación, relaciones extramatrimoniales y homosexualidad femenina.

    Muchas mujeres lograron vivir en los márgenes de la norma una sexualidad no adecuada. Algunas rebeldes sexuales lograron amar a otras mujeres burlando el mandato franquista para la sexualidad femenina, aunque ya desde comienzos de siglo aparecen nuevas formas de sexualidad en novelas como Zezé (1909) o historias particulares como la de Elisa y Marcela, que se casaron en 1901.
Fotografía de Juan Colom, publicada en el libro de Camilo José Cela 'Izas, rabizas y colipoterras', Barcelona, Lumen, 1964
Fotografía de Juan Colom, publicada en el libro de Camilo José Cela 'Izas, rabizas y colipoterras', Barcelona, Lumen, 1964
© 2016 ideolab. Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Cookies | Aviso legal
Usamos cookies para las estadísticas de uso de la web. Si continúas navegando entendemos que aceptas esto.
NO ACEPTO - SÍ ACEPTO LAS COOKIES